Pliegues de la memoria


Así como la palabra es el lenguaje de la razón, el arte plástico es uno de los lenguajes de la imaginación y de las emociones, que ayuda a expandir el ser y tocar otras realidades. La magia superior y natural que trae ante nosotros el catalizador de nuestra propia transmutación. La obra como alquimia que transforma al propio artista y como conductor de la conciencia, tanto de nosotros mismos como de la naturaleza.

La operación simbólica y matemática que organiza la materia, crea una fase de transformación. Esto es a lo que comúnmente se le llama: la geometría divina de la naturaleza. La geometría es uno de los canales favoritos de la naturaleza para manifestarse. Es considerada entre muchas culturas como un lenguaje divino.

El arte permite vivir distintas fantasías mediante otro tipo de materialidad, abriendo un nuevo camino a la posibilidad de otros mundos, en una realidad virtual.

A través del teorema del collage, comprimí datos donde es posible encontrar un sistema de repeticiones infinitas, que incluye alteraciones que experimenta una figura completa en cada uno de sus fragmentos. Utilicé técnicas digitales y el collage para fragmentar la imagen y transmitir la energía, la no materia, a través de los fractales que la constituyen.

Simplicidad de la obra.

En algunas ocasiones el observador participa activamente desplazándose para poder captar el efecto óptico.

Una de las finalidades, es dejar que el espectador se identifique con la pieza a través de la experiencia, tenga su propia lectura y no por el concepto teórico.

Estoy convencida de que, con la manipulación de cada una de las imágenes: el lenguaje que subyace, el lenguaje divino, es capaz de explicar la realidad de una manera metafórica, mas ahondada, y potenciarla hacia otras realidades.

En el punto de lo desconocido y lo inexplicable habita la magia.
Me gusta pensar que algunas de mis piezas son como portales a otras dimensiones, amuletos o guardianes.

Transmitiendo los diversos hilos (mitos, religión, arte) que componen el tejido simbólico del mundo, somos la expresión del proceso entero de la naturaleza, siempre cambiante.

Carla Viancini Reimers

Ver evento de la exposición

Carla Viancini Reimers

hola@carlaviancini.com

C. 55 44 54 95 48