ARKHÉ


En la antigua Grecia, arkhé significaba el origen de las cosas, del universo, de todo lo existente aún no existente, el yo, de donde deriva toda realidad material.

Los filósofos griegos, por ejemplo Tales de Mileto (624-546 a.c), creía que el origen de todo era el agua, vio en el agua la materia prima. Vivía junto al mar y contemplaba como el agua se dilataba hasta el infinito, sostenía que todo está hecho de dicho elemento, el universo, la tierra, y nosotros. Una sustancia única implicaba que el mundo se puede entender con las mismas reglas.

Para Pitágoras (569-475 a.c), con la convicción de que el mundo posee una naturaleza matemática, la fuente, el origen, era el número como algo de carácter elevado, místico, de gran armonía musical y matemática.

Mi obra tiene una expresión fractal, sus partes son la misma forma o estructura que el todo, formando patrones de la naturaleza, animales, poseedores de una fuerza vital que supera a la de los humanos. La necesidad de plasmar, las vibraciones del cosmos y de la naturaleza.

La geometría es uno de los canales favoritos para manifestarse, es considerada entre muchas culturas como un lenguaje divino. Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba. Este principio se manifiesta en el plano físico, mental y espiritual.

Un observador consiente esta creando realidades. Sin el observador no hay nada que observar. Me gusta pensar que algunas de mis piezas son portales a otras dimensiones, amuletos o guardianes.


Clic para ver evento de la exposición

Carla Viancini Reimers

hola@carlaviancini.com

C. 55 44 54 95 48